En muchos casos categorizamos como “necesarios” a hábitos que realmente no lo son, dichos hábitos nos atan a deudas y esto a su vez evita que logremos tener un ahorro básico en nuestra cuenta bancaria.

A menudo escuchamos que “ahorrar es malo”, que lo mejor sería invertir nuestras ganancias, ya que con esto saltamos la inflación y logramos realmente tener un ingreso que nos permita tener una mejor calidad de vida. Tengo que decir que, de la teoría a la realidad hay una brecha muy grande y que yo mismo experimenté años atrás, lo cual trataré de resumir a modo de “moraleja” en este artículo y darte mi punto de vista del porqué si debes ahorrar.

Cuando tenía 19 años estaba concluyendo mi licenciatura en Marketing, anteriormente no había ahorra nada, ya que mucho del poco dinero que ganaba lo utilizaba para pagar pasajes de bus, alimentación, renta y por supuesto la universidad (a esa edad ya no vivía con mis padres) era complicado, pero con el paso de los meses adquirí mi primer trabajo en Marketing digital, esto me permitió acceder en aquel entonces a un salario mensual de $600 dólares americanos, lo cual era relativamente un buen salario, ya que por allá del 2009 estábamos pasando por la crisis de la vivienda y no había mucho empleo.

Los días pasaban, yo me encontraba feliz de poder dedicarme para lo que había estudiado, la empresa para la que trabajaba estaba en el sector de los bienes raíces, si bien nos encontrábamos en una crisis mundial la cual afectaba directamente al sector de los bienes raíces, la empresa para la que laboraba era estable y nunca tuve problemas con mi pago.

Pasaron los años, en 2011 cambiaron la administración de la empresa, por aquel entonces ya estaba ganando alrededor de $900 dólares americanos al mes, sin embargo no ahorraba nada de dinero. Quizás la excusa era que, estuve pagando mi universidad por mucho tiempo y una vez que había logrado salir de esa deuda sentí que debía “tener más libertad en gastos” por lo que con 21 años de edad si bien tenía un buen trabajo y buena paga, mi cuenta bancaria no recibía mayor dinero que la paga de planilla quincenal.

Un cambio en la empresa, un cambio fatal

Meses más tarde de que cambiaron la administración, decidieron invertir en otros negocios del sector de los bienes raíces, dichos negocios no salieron para nada bien y esto llevo a la empresa al borde de la quiebra, fue allí donde me di cuenta de que, ninguna empresa se puede categorizar como “estable” las empresas están constantemente en una montaña rusa en temas financieros.

Meses después, el pago del salario comenzó a tener retrasos. Primero era 1 día, luego 2 y por último pasaban hasta 2 semanas sin pagarnos, era evidente que la empresa estaba al borde de la quiebra, sin embargo el trabajo exigía las mismas horas de jornadas… a veces más, obviamente esas horas extras nunca las pagaron.

Al final decidí renunciar, ya que me debían 2 salarios y era poca la esperanza de que los fuesen a pagar, por aquel entonces cuando salí de la empresa tenía $900 dólares en mi bolsa, lo cual era el salario que había recibido.

Por dicha que renuncié, ya que a muchos de mis compañeros nunca les pagaron los próximos meses de trabajo, antes de que la empresa se declarara en banca rota, del aguinaldo ni hablamos, ese dinero nuca se pagó.

Los primeros 2 meses me la pasé tranquilo, pensé que iba a conseguir un empleo pronto, pero los días pasaban y no lograba encontrar una fuente de ingreso, si bien ya estaba aprendiendo a invertir en proyectos propios (sitios webs) todavía no generaba lo suficiente para aproximarme al monto de los $900 que ganaba en mi empleo anterior.

Recuerdo que en muchas ocasiones leía sobre “no debes ahorrar, debes invertir” esto puede tener mucho sentido cuando ya eres una persona con educación financiera o bien cuando has alcanzado una meta económica, por ejemplo ahorrar $1000 dólares. Pero aunque es verdad que la inflación afecta el dinero ahorrado, este tipo de ahorros siguen siendo muy necesarios.

Tengo que decir que, luego del 4 meses me vi en fuertes problemas económicos, al punto de que ya estaba teniendo dificultades para pagar mis gastos básicos manuales, si hubiese ahorrado más dinero me hubiese evitado muchos dólares de cabeza. Por lo que si estás leyendo este artículo, te recomiendo que ahorres, no tiene que ser una cantidad gigante, por ejemplo si ganas $1000 dólares al mes, usted puede ahorrar $50 dólares mensuales lo cual no es una cantidad grande, pero con el paso de los meses incrementará y créeme en un momento que no tengas dinero $500 dólares es mucho dinero.

Hoy creo que, antes de pensar en invertir primero se debe pensar en aprender buenos hábitos financieros, el ahorro puede ser ese primer paso hacia un progreso financiero en otras áreas, sin embargo desde mi punto de vista nunca esta demás tener dinero ahorrado para cubrir esas emergencias que pueden ocurrir en cualquier momento.

Compartir

Relacionados

La Regla 4/25 Para Pensionarse ANTES De Los 6

La sociedad, nuestros sistemas bancarios y de gobierno ...

¿Qué es lo que tienes que tomar en cuenta a

Si te has decidido a recurrir a los préstamos personal...

5 Libros para mejorar tus finanzas

¿Has pensado alguna vez en lo que realmente se necesit...