¿Qué es un ETF?

Estimated reading: 4 minutes 95 views

Un fondo cotizado en bolsa (ETF) es un tipo de valor de inversión agrupado que funciona de forma muy similar a un fondo de inversión. Normalmente, los ETF siguen un índice, un sector, una materia prima u otro activo concreto, pero, a diferencia de los fondos de inversión, los ETF pueden comprarse o venderse en una bolsa de valores del mismo modo que las acciones normales.

¿Qué es un ETF?

Un ETF puede estructurarse para seguir cualquier cosa, desde el precio de una materia prima individual hasta una colección amplia y diversa de valores. Los ETFs pueden incluso estructurarse para seguir estrategias de inversión específicas.

El primer ETF fue el SPDR S&P 500 ETF (SPY), que sigue el índice S&P 500, y que sigue siendo un ETF negociado activamente en la actualidad.

A tener en cuenta
  • Un fondo cotizado en bolsa (ETF) es una cesta de valores que se negocia en una bolsa de valores al igual que una acción.
  • Los precios de las acciones de los ETF fluctúan durante todo el día a medida que se compran y venden; esto es diferente de los fondos de inversión, que solo se negocian una vez al día tras el cierre del mercado.
  • Los ETF pueden contener todo tipo de inversiones, como acciones, materias primas o bonos; algunos ofrecen participaciones únicamente en Estados Unidos, mientras que otros son internacionales.
  • Los ETFs ofrecen bajos ratios de gastos y menos comisiones de intermediación que la compra individual de las acciones.

Comprender los fondos cotizados (ETF)

Un ETF se denomina fondo cotizado porque se negocia en una bolsa de valores al igual que las acciones. El precio de las acciones de un ETF cambiará a lo largo del día de negociación a medida que las acciones se compren y vendan en el mercado. A diferencia de los fondos de inversión, que no se negocian en bolsa y que solo lo hacen una vez al día tras el cierre de los mercados. Además, los ETF suelen ser más rentables y más líquidos que los fondos de inversión.

Un ETF es un tipo de fondo que posee múltiples activos subyacentes, en lugar de uno solo como las acciones. Como hay múltiples activos dentro de un ETF, pueden ser una opción popular para la diversificación. Así, los ETF pueden contener muchos tipos de inversiones, como acciones, materias primas, bonos o una mezcla de tipos de inversión. Un ETF puede poseer cientos o miles de acciones de varios sectores, o puede estar aislado en una industria o sector concreto. Algunos fondos se centran únicamente en ofertas estadounidenses, mientras que otros tienen una perspectiva global. Por ejemplo, los ETF centrados en el sector bancario contendrían acciones de varios bancos de todo el sector.

Un ETF es un valor negociable, lo que significa que tiene un precio de acción que permite comprarlo y venderlo fácilmente en las bolsas a lo largo del día, y puede venderse en corto. En Estados Unidos, la mayoría de los ETF se constituyen como fondos abiertos y están sujetos a la Ley de Sociedades de Inversión de 1940, salvo que normas posteriores hayan modificado sus requisitos reglamentarios.

Los fondos abiertos no limitan el número de inversores que participan en el producto.

Dinero invertido en ETFs

La cantidad de dólares, en billones, invertidos en fondos cotizados en todo el mundo.

Tipos de ETFs

Existen varios tipos de ETF a disposición de los inversores que pueden utilizarse para generar ingresos, especular y aumentar los precios, así como para cubrir o compensar parcialmente el riesgo en la cartera de un inversor. A continuación se describen brevemente algunos de los ETF disponibles en el mercado actualmente.

ETFs pasivos y activos

Los ETFs se caracterizan generalmente por ser de gestión pasiva o activa. Los ETF pasivos pretenden replicar el rendimiento de un índice más amplio, ya sea un índice diversificado como el S&P 500 o un sector o tendencia más específicos. Un ejemplo de esta última categoría son las acciones de la minería del oro: a fecha de 18 de febrero de 2022, hay aproximadamente ocho ETFs que se centran en empresas dedicadas a la minería del oro, excluyendo los fondos inversos, apalancados y con pocos activos bajo gestión (AUM).3

Los ETF de gestión activa no suelen dirigirse a un índice de valores, sino que los gestores de la cartera toman decisiones sobre los valores que se incluyen en ella. Estos fondos tienen más ventajas que los ETF pasivos, pero suelen ser más caros para los inversores. A continuación analizamos los ETF de gestión activa.

ETFs de bonos

Los ETFs de bonos se utilizan para proporcionar ingresos regulares a los inversores. Su distribución de ingresos depende del rendimiento de los bonos subyacentes. Pueden incluir bonos del Estado, bonos corporativos y bonos estatales y locales, llamados bonos municipales. A diferencia de sus instrumentos subyacentes, los ETF de bonos no tienen fecha de vencimiento. Por lo general, se negocian con una prima o un descuento respecto al precio real de los bonos.

ETFs de acciones

Los ETFs de acciones comprenden una cesta de valores para seguir una única industria o sector. Por ejemplo, un ETF de acciones puede seguir las acciones del sector automovilístico o las acciones extranjeras. El objetivo es proporcionar una exposición diversificada a un único sector, que incluya a los valores de mayor rendimiento y a los nuevos participantes con potencial de crecimiento. A diferencia de los fondos de inversión en acciones, los ETF de acciones tienen comisiones más bajas y no implican la propiedad real de los valores.

ETFs industriales/sectoriales

Los ETFs industriales o sectoriales son fondos que se centran en un sector o industria específica. Por ejemplo, un ETF del sector energético incluirá empresas que operan en ese sector. La idea que subyace a los ETFs sectoriales es la de obtener una exposición al alza de esa industria mediante el seguimiento de los resultados de las empresas que operan en ese sector. Un ejemplo es el sector tecnológico, que ha sido testigo de una afluencia de fondos en los últimos años. Al mismo tiempo, la desventaja de la volatilidad de las acciones también se reduce en un ETF porque no implica la propiedad directa de los valores. Los ETF sectoriales también se utilizan para rotar dentro y fuera de los sectores durante los ciclos económicos.

ETFs de materias primas

Como su nombre indica, los ETF de materias primas invierten en materias primas, como el petróleo o el oro. Los ETF de materias primas ofrecen varias ventajas. En primer lugar, diversifican la cartera, lo que facilita la cobertura de las crisis. Por ejemplo, los ETF de materias primas pueden proporcionar un colchón durante una caída del mercado bursátil. En segundo lugar, tener acciones en un ETF de materias primas es más barato que poseer físicamente la materia prima. Esto se debe a que la primera no implica costes de seguro y almacenamiento.

ETFs de divisas

Los ETF de divisas son vehículos de inversión agrupados que siguen la evolución de pares de divisas, compuestos por monedas nacionales y extranjeras. Los ETFs de divisas tienen múltiples propósitos. Pueden utilizarse para especular con los precios de las divisas en función de la evolución política y económica de un país. También se utilizan para diversificar una cartera o como cobertura contra la volatilidad de los mercados de divisas por parte de importadores y exportadores. Algunos también se utilizan para protegerse de la amenaza de la inflación. Incluso hay una opción de ETF para el bitcoin.

ETFs inversos

Los ETFs inversos intentan obtener ganancias de las caídas de las acciones mediante la venta en corto de las mismas. La venta en corto consiste en vender una acción, esperando que baje su valor, y recomprarla a un precio más bajo. Un ETF inverso utiliza derivados para ponerse en corto. Esencialmente, son apuestas a que el mercado bajará. Cuando el mercado baja, un ETF inverso aumenta en una cantidad proporcional. Los inversores deben ser conscientes de que muchos ETF inversos son notas cotizadas (ETN) y no verdaderos ETF. Un ETN es un bono pero se negocia como una acción y está respaldado por un emisor, como un banco. Asegúrese de consultar con su agente de bolsa para determinar si un ETN es adecuado para su cartera.

ETFs apalancados

Un ETF apalancado trata de obtener unos múltiplos (por ejemplo, 2× o 3×) de la rentabilidad de las inversiones subyacentes. Por ejemplo, si el S&P 500 sube un 1%, un ETF S&P 500 apalancado devolverá un 2% (y si el índice cae un 1%, el ETF perdería un 2%). Estos productos utilizan derivados como opciones o contratos de futuros para apalancar sus rendimientos. También existen ETF inversos apalancados, que buscan una rentabilidad inversa multiplicada.

Cómo empezar a invertir en ETFs

Con una multiplicidad de plataformas disponibles para los operadores, invertir en ETFs se ha vuelto bastante fácil. Siga los pasos indicados a continuación para empezar a invertir en ETFs.

Encuentre una plataforma de inversión: Los ETFs están disponibles en la mayoría de las plataformas de inversión online, sitios de proveedores de cuentas de jubilación y aplicaciones de inversión como Robinhood. La mayoría de estas plataformas ofrecen operaciones sin comisiones, lo que significa que no hay que pagar a los proveedores de la plataforma para comprar o vender ETFs.

Sin embargo, una compra o venta sin comisiones no significa que el proveedor de ETFs también proporcione acceso a su producto sin costes asociados. Algunas áreas en las que las plataformas de servicios pueden distinguir sus servicios de los demás son la comodidad, los servicios y la variedad de productos. Por ejemplo, las aplicaciones de inversión para teléfonos inteligentes permiten la compra de acciones de ETF con sólo pulsar un botón. Este puede no ser el caso de todas las agencias de valores, que pueden pedir a los inversores que realicen trámites o una situación más complicada. Sin embargo, algunas corredurías conocidas ofrecen un amplio contenido educativo que ayuda a los nuevos inversores a familiarizarse con los ETF y a investigarlos.

Investigar los ETF: El segundo y más importante paso en la inversión en ETFs consiste en investigarlos. Hoy en día hay una gran variedad de ETFs disponibles en los mercados. Una cosa que hay que recordar durante el proceso de investigación es que los ETFs son diferentes a los valores individuales como las acciones o los bonos. Tendrá que considerar todo el panorama -en términos de sector o industria- cuando se comprometa con un ETF. Estas son algunas de las preguntas que podría considerar durante el proceso de investigación:

  • ¿Cuál es su plazo de inversión?
  • ¿Invierte para obtener ingresos o para crecer?
  • ¿Hay algún sector o instrumento financiero que le interese?

Considere una estrategia de inversión: Si es un inversor principiante en ETFs, el promediado del coste en dólares o el reparto de los costes de inversión a lo largo de un periodo de tiempo es una buena estrategia de negociación.

Esto se debe a que suaviza los rendimientos a lo largo de un periodo de tiempo y garantiza un enfoque disciplinado (en lugar de azaroso o volátil) de la inversión. También ayuda a los inversores principiantes a conocer mejor los matices de la inversión en ETFs. Cuando se sientan más cómodos con las operaciones, los inversores pueden pasar a estrategias más sofisticadas, como el swing trading y la rotación de sectores.

Cómo comprar ETFs

Los ETFs se negocian a través de corredores de bolsa online y tradicionales. Puede ver algunos de los mejores corredores del sector para los ETF con la lista de Investopedia de los mejores corredores para los ETF. También puede comprar ETFs en su cuenta de jubilación. Una alternativa a los corredores estándar es un robo-asesor como Betterment y Wealthfront, que hacen un amplio uso de ETFs en sus productos de inversión.

Una cuenta de corretaje permite a los inversores negociar acciones de ETFs al igual que lo harían con acciones. Los inversores prácticos pueden optar por una cuenta de corretaje tradicional, mientras que los que buscan un enfoque más pasivo pueden optar por un robo-asesor. Los robo-asesores suelen incluir ETFs en sus carteras, aunque la decisión de centrarse en ETFs o en acciones individuales no depende del inversor.

Después de crear una cuenta de corretaje, los inversores tendrán que financiar esa cuenta antes de invertir en ETFs. Las formas exactas de financiar su cuenta de corretaje dependerán del corredor. Después de financiar su cuenta, puede buscar ETFs y hacer compras y ventas de la misma manera que lo haría con las acciones. Una de las mejores maneras de limitar sus opciones de ETF es utilizar una herramienta de selección de ETF. Muchos corredores ofrecen estas herramientas como una forma de clasificar los miles de ofertas de ETF. Por lo general, puede buscar ETFs de acuerdo con algunos de los siguientes criterios:

Volumen: El volumen de negociación durante un periodo de tiempo determinado le permite comparar la popularidad de los distintos fondos; cuanto mayor sea el volumen de negociación, más fácil será negociar con ese fondo.

Gastos: Cuanto más bajo sea el ratio de gastos, menos porcentaje de su inversión se destinará a los costes administrativos. Aunque puede ser tentador buscar siempre los fondos con los coeficientes de gastos más bajos, a veces los fondos más costosos (como los ETF de gestión activa) tienen un rendimiento lo suficientemente fuerte como para compensar con creces las mayores comisiones.

Rendimiento: Aunque la rentabilidad pasada no es un indicador de la rentabilidad futura, es una medida habitual para comparar los ETF.

Carteras: Las carteras de los diferentes fondos también suelen ser un factor en las herramientas de análisis, lo que permite a los clientes comparar las diferentes participaciones de cada posible inversión en un ETF.

Comisiones: Muchos ETFs están libres de comisiones, lo que significa que pueden ser negociados sin ningún tipo de comisión para completar la operación. Sin embargo, merece la pena comprobar si esto es un posible motivo de ruptura.

Ejemplos de ETFs populares

A continuación encontrará ejemplos de ETFs populares en el mercado actual. Algunos ETFs siguen un índice de acciones, creando así una cartera amplia, mientras que otros se dirigen a sectores específicos.

  • El SPDR S&P 500 (SPY): La "araña" es el ETF más antiguo y conocido que sigue el índice S&P 500.
  • El iShares Russell 2000 (IWM) sigue el índice Russell 2000 de pequeña capitalización.
  • El Invesco QQQ (QQQ) ("cubos") sigue el índice Nasdaq 100, que suele contener valores tecnológicos.
  • El SPDR Dow Jones Industrial Average (DIA) ("diamantes") representa los 30 valores del Dow Jones Industrial Average.

Los ETFs sectoriales hacen un seguimiento de industrias y sectores individuales, como el petróleo (OIH), la energía (XLE), los servicios financieros (XLF), los fondos de inversión inmobiliaria (IYR) y la biotecnología (BBH).

Los ETF de materias primas representan los mercados de materias primas, como el oro (GLD), la plata (SLV), el petróleo crudo (USO) y el gas natural (UNG).

Los ETF de países siguen los principales índices bursátiles de países extranjeros, pero se negocian en Estados Unidos y están denominados en dólares estadounidenses.

Algunos ejemplos son China (MCHI), Brasil (EWZ), Japón (EWJ) e Israel (EIS). Otros siguen una amplia gama de mercados extranjeros, como los que siguen las economías de mercado emergentes (EEM) y las economías de mercado desarrolladas (EFA).

Ventajas y desventajas de los ETF

Los ETFs proporcionan unos costes medios más bajos, ya que sería caro para un inversor comprar individualmente todas las acciones de una cartera de ETFs. Los inversores sólo tienen que realizar una operación de compra y otra de venta, lo que conlleva menos comisiones de los intermediarios porque los inversores sólo realizan unas pocas operaciones. Los corredores suelen cobrar una comisión por cada operación. Algunos corredores incluso ofrecen operaciones sin comisión en determinados ETF de bajo coste, lo que reduce aún más los costes para los inversores.

El ratio de gastos de un ETF es el coste de funcionamiento y gestión del fondo. Los ETF suelen tener gastos bajos porque siguen un índice. Por ejemplo, si un ETF sigue el índice S&P 500, puede contener las 500 acciones del S&P, lo que lo convierte en un fondo de gestión pasiva que requiere menos tiempo. Sin embargo, no todos los ETF siguen un índice de forma pasiva, por lo que pueden tener un ratio de gastos más elevado.

Pros

  • Acceso a muchos valores de diversos sectores
  • Bajos ratios de gastos y menos comisiones de intermediación
  • Gestión del riesgo mediante la diversificación
  • Existen ETFs que se centran en sectores específicos

Contras

  • Los ETF de gestión activa tienen comisiones más elevadas
  • Los ETFs centrados en un solo sector limitan la diversificación
  • La falta de liquidez dificulta las transacciones

ETF de gestión activa

También hay ETF de gestión activa, en los que los gestores de la cartera participan más en la compra y venta de acciones de empresas y en la modificación de las participaciones del fondo. Por lo general, un fondo gestionado de forma más activa tendrá un ratio de gastos más elevado que los ETF de gestión pasiva. Para asegurarse de que merece la pena mantener un ETF, es importante que los inversores determinen cómo se gestiona el fondo, si es de gestión activa o pasiva, el ratio de gastos resultante y los costes frente a la tasa de rendimiento.

Fondos de renta variable activos frente a pasivos

Cantidad de dólares, en billones, invertidos en fondos activos frente a pasivos entre 2008 y 2018.

ETFs de acciones indexadas

Un ETF de acciones indexadas ofrece a los inversores la diversificación de un fondo indexado, así como la posibilidad de vender en corto, comprar con margen y adquirir tan sólo una acción, ya que no hay requisitos de depósito mínimo. Sin embargo, no todos los ETF están igualmente diversificados. Algunos pueden contener una fuerte concentración en un sector, o un pequeño grupo de valores, o activos muy correlacionados entre sí.

Dividendos y ETFs

Aunque los ETFs ofrecen a los inversores la posibilidad de ganar según suben y bajan las cotizaciones de las acciones, también se benefician de las empresas que pagan dividendos. Los dividendos son una parte de los beneficios que las empresas asignan o pagan a los inversores por mantener sus acciones. Los accionistas de los ETF tienen derecho a una parte de los beneficios, como los intereses ganados o los dividendos pagados, y pueden obtener un valor residual si el fondo se liquida.

Los ETF y los impuestos

Un ETF es más eficiente desde el punto de vista fiscal que un fondo de inversión porque la mayor parte de las compras y ventas se realizan a través de una bolsa y el patrocinador del ETF no necesita reembolsar acciones cada vez que un inversor desea vender o emitir nuevas acciones cada vez que un inversor desea comprar. El reembolso de acciones de un fondo puede dar lugar a una obligación fiscal, por lo que la cotización de las acciones en una bolsa puede mantener los costes fiscales más bajos. En el caso de un fondo de inversión, cada vez que un inversor vende sus acciones, las revende al fondo e incurre en una obligación fiscal que deben pagar los accionistas del fondo.

El impacto de los ETF en el mercado

Dado que los ETF se han hecho cada vez más populares entre los inversores, se han creado muchos fondos nuevos, lo que ha provocado un bajo volumen de negociación en algunos de ellos. El resultado puede ser que los inversores no puedan comprar y vender fácilmente acciones de un ETF de bajo volumen.

Ha surgido la preocupación por la influencia de los ETF en el mercado y por si la demanda de estos fondos puede inflar el valor de las acciones y crear frágiles burbujas. Algunos ETF se basan en modelos de cartera que no han sido probados en diferentes condiciones de mercado y pueden provocar entradas y salidas extremas de los fondos, lo que tiene un impacto negativo en la estabilidad del mercado.

Desde la crisis financiera, los ETF han desempeñado un papel importante en las crisis repentinas y la inestabilidad del mercado. Los problemas con los ETFs fueron factores significativos en los flash-crashes y las caídas del mercado en mayo de 2010, agosto de 2015 y febrero de 2018.

Creación y reembolso de ETFs

La oferta de acciones de los ETF se regula a través de un mecanismo conocido como creación y reembolso, en el que intervienen grandes inversores especializados llamados participantes autorizados (AP).

Creación del ETF

Cuando un ETF quiere emitir acciones adicionales, el PA compra acciones del índice -como el S&P 500 que sigue el fondo- y las vende o intercambia al ETF por nuevas acciones del ETF a un valor igual. A su vez, el PA vende las acciones del ETF en el mercado para obtener un beneficio. Cuando un PA vende acciones al patrocinador del ETF a cambio de acciones del mismo, el bloque de acciones utilizado en la transacción se denomina unidad de creación.

Creación cuando las acciones cotizan con prima

Imagínese un ETF que invierte en las acciones del S&P 500 y tiene un precio de las acciones de 101 dólares al cierre del mercado. Si el valor de las acciones que posee el ETF sólo vale 100 dólares por acción, el precio de 101 dólares del fondo se negocia con una prima respecto al valor liquidativo del fondo (NAV). El NAV es un mecanismo contable que determina el valor global de los activos o acciones de un ETF.

Un PA tiene un incentivo para volver a equilibrar el precio de las acciones del ETF con el NAV del fondo. Para ello, el PA comprará en el mercado acciones de los valores que el ETF quiere mantener en su cartera y las venderá al fondo a cambio de acciones del ETF. En este ejemplo, el PA está comprando acciones en el mercado abierto por valor de 100 dólares por acción, pero obtiene acciones del ETF que cotizan en el mercado abierto por 101 dólares por acción. Este proceso se llama creación y aumenta el número de acciones del ETF en el mercado. Si todo lo demás permanece igual, el aumento del número de acciones disponibles en el mercado reducirá el precio del ETF y hará que las acciones se ajusten al valor liquidativo del fondo.

Reembolso del ETF

Por el contrario, un PA también compra acciones del ETF en el mercado abierto. A continuación, el PA vende estas acciones al patrocinador del ETF a cambio de acciones individuales que el PA puede vender en el mercado abierto. En consecuencia, el número de acciones del ETF se reduce mediante el proceso denominado reembolso.

El volumen de los reembolsos y las creaciones está en función de la demanda en el mercado y de si el ETF cotiza con descuento o prima respecto al valor de los activos del fondo.

Reembolso cuando las acciones cotizan con descuento

Imaginemos un ETF que mantiene las acciones del índice Russell 2000 de pequeña capitalización y que actualmente cotiza a 99 dólares por acción. Si el valor de las acciones que el ETF tiene en el fondo es de 100 dólares por acción, entonces el ETF está cotizando con un descuento sobre su valor liquidativo.

Para que el precio de la acción del ETF vuelva a su valor liquidativo, un PA comprará acciones del ETF en el mercado abierto y las venderá de nuevo al ETF a cambio de acciones de la cartera de valores subyacente. En este ejemplo, el PA puede adquirir la propiedad de acciones por valor de 100 dólares a cambio de acciones del ETF que compró por 99 dólares. Este proceso se denomina reembolso y disminuye la oferta de acciones del ETF en el mercado. Cuando la oferta de acciones del ETF disminuye, el precio debería subir y acercarse a su valor liquidativo.

ETFs vs. Fondos de Inversión vs. Acciones

Comparar las características de los ETF, los fondos de inversión y las acciones puede ser un reto en un mundo en el que las comisiones y las políticas de los corredores cambian constantemente. La mayoría de las acciones, los ETF y los fondos de inversión pueden comprarse y venderse sin comisiones. Los fondos y ETFs se diferencian de las acciones por las comisiones de gestión que la mayoría de ellos conllevan, aunque éstas han tendido a reducirse durante muchos años. En general, los ETF tienden a tener comisiones medias más bajas que los fondos de inversión.

A continuación, se comparan otras similitudes y diferencias

Fondos cotizados en bolsa

  • Los fondos cotizados (ETF) son un tipo de fondos indexados que siguen una cesta de valores.
  • Los precios de los ETFs pueden negociarse con una prima o con una pérdida respecto al valor neto de los activos (NAV) del fondo.
  • Los ETFs se negocian en los mercados durante el horario habitual, al igual que las acciones.
  • Algunos ETF pueden comprarse sin comisiones y son más baratos que los fondos de inversión porque no cobran gastos de comercialización.
  • Los ETF no implican la propiedad real de valores.
  • Los ETF diversifican el riesgo al seguir a diferentes empresas de un sector o industria en un único fondo.
  • La negociación de los ETFs se realiza en especie, lo que significa que no pueden canjearse por efectivo.
  • Como los intercambios de acciones de los ETF se tratan como distribuciones en especie, los ETF son los más eficientes desde el punto de vista fiscal entre los tres tipos de instrumentos financieros.

Fondos de inversión

  • Los fondos de inversión son inversiones agrupadas en bonos, valores y otros instrumentos que proporcionan rendimientos.
  • Los precios de los fondos de inversión cotizan al valor liquidativo del fondo global.
  • Los fondos de inversión sólo pueden rescatarse al final de un día de negociación.
  • Algunos fondos de inversión no cobran comisiones de carga, pero la mayoría son más caros que los ETF porque cobran comisiones administrativas y de comercialización.
  • Los fondos de inversión son propietarios de los valores de su cesta.
  • Los fondos de inversión diversifican el riesgo creando una cartera que abarca múltiples clases de activos e instrumentos de valores.
  • Las participaciones de los fondos de inversión pueden rescatarse a cambio de dinero al valor liquidativo del fondo para ese día.
  • Los fondos de inversión ofrecen ventajas fiscales cuando devuelven el capital o incluyen ciertos tipos de bonos exentos de impuestos en su cartera.

Acciones

  • Las acciones son valores que proporcionan rendimientos basados en el rendimiento.
  • Los rendimientos de las acciones se basan en su comportamiento real en los mercados.
  • Las acciones se negocian durante las horas regulares del mercado.
  • Las acciones pueden comprarse sin comisiones en algunas plataformas y, por lo general, no tienen cargos asociados después de la compra.
  • Las acciones implican la propiedad física del valor.
  • El riesgo se concentra en el rendimiento de las acciones.
  • Las acciones se compran y venden con dinero en efectivo.
  • Las acciones están sujetas a los tipos impositivos ordinarios o a los tipos de las ganancias de capital.

Evaluación de los ETFs

El espacio de los ETF ha crecido a un ritmo tremendo en los últimos años, alcanzando los 4 billones de dólares en activos invertidos en 2019.6 El dramático aumento de las opciones disponibles para los inversores en ETF ha complicado el proceso de evaluar qué fondos pueden ser los mejores para usted. A continuación se presentan algunas consideraciones que puede tener en cuenta al comparar los ETF.

Gastos de un ETF

El coeficiente de gastos de un ETF refleja cuánto pagará usted por el funcionamiento y la gestión del fondo. Aunque los fondos pasivos tienden a tener ratios de gastos más bajos que los ETF de gestión activa, sigue habiendo una amplia gama de ratios de gastos incluso dentro de estas categorías. La comparación de los ratios de gastos es una consideración clave en el potencial de inversión global de un ETF.

Diversificación de ETF

Casi todos los ETF ofrecen ventajas de diversificación en comparación con la compra de acciones individuales. Sin embargo, algunos ETF están muy concentrados, ya sea en el número de valores diferentes que poseen o en la ponderación de esos valores. Un fondo que concentra la mitad de sus activos en dos o tres posiciones puede ofrecer menos diversificación que un fondo con menos componentes de la cartera total pero con una distribución de activos más amplia, por ejemplo.

Liquidez de un ETF

Los ETF con un AUM muy bajo o con una media de negociación diaria baja tienden a incurrir en mayores costes de negociación debido a las barreras de liquidez. Este es un factor importante a tener en cuenta cuando se comparan fondos que, por lo demás, pueden ser similares en cuanto a estrategia o contenido de la cartera.

¿Cuál fue el primer fondo cotizado (ETF)?

El primer fondo cotizado (ETF) suele atribuirse al SPDR S&P 500 ETF (SPY), lanzado por State Street Global Advisors el 22 de enero de 1993. Sin embargo, hubo algunos precursores del SPY, en particular unos valores denominados Unidades de Participación en Índices que cotizaban en la Bolsa de Toronto (TSX) y que seguían el índice Toronto 35, que apareció en 1990.

¿En qué se diferencia un ETF de un fondo indexado?

Un fondo indexado suele referirse a un fondo de inversión que sigue un índice. Un ETF basado en un índice se construye de forma muy parecida y mantendrá las acciones de un índice, siguiéndolo. Sin embargo, un ETF suele ser más rentable y líquido que un fondo de inversión indexado. Además, puede comprar un ETF directamente en una bolsa de valores a lo largo del día, mientras que un fondo de inversión sólo se negocia a través de un corredor al cierre de cada jornada.

¿Cuántos ETF existen?

El número de ETF, junto con la cantidad de activos que controlan, ha crecido de forma espectacular en las últimas dos décadas. Se calcula que en 2020 había 7.602 ETF individuales cotizando en todo el mundo, frente a los 7.083 de 2019, y solo 276 en 2003.2

¿Cómo funcionan los ETF?

Un proveedor de ETF crea un ETF basado en una metodología concreta y vende acciones de ese fondo a los inversores. El proveedor compra y vende los valores que componen la cartera del ETF. Aunque los inversores no son propietarios de los activos subyacentes, pueden beneficiarse de los pagos de dividendos, las reinversiones y otras ventajas.

¿Cómo se invierte en los ETF?

Dado que las acciones de los ETF se negocian como las acciones, la forma más habitual de que los inversores particulares compren y vendan ETF es a través de un corredor de bolsa. Las cuentas de los agentes de bolsa permiten a los inversores realizar operaciones con los ETF de forma manual o a través de un enfoque pasivo, como un robo-asesor. Los inversores que opten por un enfoque más práctico tendrán que buscar en el creciente mercado de ETFs fondos para comprar, teniendo en cuenta que algunos ETFs están diseñados para la inversión a largo plazo y otros están diseñados para ser comprados y vendidos en un corto período de tiempo.

¿Qué es una cuenta de ETF?

En la mayoría de los casos, no es necesario crear una cuenta especial para invertir en ETFs. Uno de los principales atractivos de los ETF es que pueden negociarse durante todo el día y con la flexibilidad de las acciones. Por esta razón, normalmente es posible invertir en ETFs con una cuenta de corretaje básica.

¿Cuánto cuesta un ETF?

Los ETFs tienen costes administrativos y generales que generalmente son cubiertos por los inversores. Estos costes se conocen como "ratio de gastos" y suelen representar un pequeño porcentaje de la inversión. El crecimiento de la industria de los ETFs ha hecho que los ratios de gastos sean más bajos, lo que hace que los ETFs sean uno de los vehículos de inversión más asequibles. Aun así, puede haber una amplia gama de ratios de gastos según el tipo de ETF y su estrategia de inversión.

Submit your review
1
2
3
4
5
Submit
     
Cancel

Create your own review

Qué es un ETF
Average rating:  
 1 reviews
 by Martha

Muy buena página.

CONTENTS