¿Qué es una recesión?

Estimated reading: 7 minutes 134 views

Una recesión es un término macroeconómico que se refiere a un descenso significativo de la actividad económica general en una región determinada. Se ha reconocido típicamente como dos trimestres consecutivos de declive económico, según lo reflejado por el PIB junto con indicadores mensuales como el aumento del desempleo.

Una recesión económica

La Oficina Nacional de Investigación Económica (NBER), que declara oficialmente las recesiones, dice que ya no se define como dos trimestres consecutivos de descenso del PIB real. El NBER define una recesión como una disminución significativa de la actividad económica extendida por toda la economía, que dura más de unos pocos meses y que normalmente es visible en el PIB real, la renta real, el empleo, la producción industrial y las ventas al por mayor y al por menor.1

A tener en cuenta
  • Una recesión es un periodo de descenso de los resultados económicos en toda la economía que dura varios meses.
  • Las empresas, los inversores y los funcionarios públicos hacen un seguimiento de diversos indicadores económicos que pueden ayudar a predecir o confirmar el inicio de las recesiones, pero estas son declaradas oficialmente por el NBER.
  • Se han desarrollado diversas teorías económicas para explicar cómo y por qué se producen las recesiones.

Las recesiones son visibles en la producción industrial, el empleo, los ingresos reales y el comercio mayorista-minorista. La definición de trabajo de una recesión es la de dos trimestres consecutivos de crecimiento económico negativo medido por el producto interior bruto (PIB) de un país, aunque la Oficina Nacional de Investigación Económica (NBER) no necesita necesariamente que esto ocurra para declarar una recesión, y utiliza datos mensuales más frecuentes para tomar su decisión, por lo que los descensos trimestrales del PIB no siempre coinciden con la decisión de declarar una recesión.

Importante

El NBER declaró oficialmente el fin de la expansión económica en febrero de 2020 al caer Estados Unidos en recesión en medio de la pandemia de coronavirus.

Entender las recesiones

Desde la Revolución Industrial, la tendencia macroeconómica a largo plazo en la mayoría de los países ha sido el crecimiento económico. Sin embargo, este crecimiento a largo plazo ha ido acompañado de fluctuaciones a corto plazo en las que los principales indicadores macroeconómicos han mostrado una ralentización o incluso un descenso absoluto de los resultados, en periodos de seis meses a varios años, antes de volver a su tendencia de crecimiento a largo plazo. Estos descensos a corto plazo se conocen como recesiones.

Expansiones económicas por duración

Las expansiones económicas comienzan en el punto más bajo de un ciclo económico y terminan en su punto más alto, tras el cual la economía comienza a contraerse, dando lugar a una recesión económica.

La recesión es una parte normal, aunque desagradable, del ciclo económico. Las recesiones se caracterizan por una serie de quiebras de empresas y a menudo de bancos, un crecimiento lento o negativo de la producción y un elevado desempleo. El dolor económico causado por las recesiones, aunque temporal, puede tener efectos importantes que alteren una economía.

Esto puede ocurrir debido a los cambios estructurales en la economía, ya que las empresas, industrias o tecnologías vulnerables u obsoletas fracasan y son arrastradas; las dramáticas respuestas políticas de las autoridades gubernamentales y monetarias, que pueden literalmente reescribir las reglas para las empresas; o la agitación social y política resultante del desempleo generalizado y la angustia económica.

Para los inversores, una de las mejores estrategias durante una recesión es invertir en empresas con poca deuda, buen flujo de caja y balances sólidos. Por el contrario, hay que evitar las empresas muy apalancadas, cíclicas o especulativas.

Predicciones e indicadores de recesión

No hay una única forma de predecir cómo y cuándo se producirá una recesión. Aparte de dos trimestres consecutivos de descenso del PIB, los economistas evalúan varios indicadores para determinar si una recesión es inminente o si ya se está produciendo. Según muchos economistas, hay algunos predictores generalmente aceptados que, cuando se dan juntos, pueden señalar una posible recesión.

En primer lugar, están los indicadores adelantados que históricamente muestran cambios en sus tendencias y tasas de crecimiento antes de los correspondientes cambios en las tendencias macroeconómicas. Entre ellos se encuentran el índice ISM de directores de compras, el índice económico adelantado del Conference Board, el indicador adelantado compuesto de la OCDE y la curva de rendimiento del Tesoro. Estos datos son de vital importancia para los inversores y los responsables de la toma de decisiones empresariales, ya que pueden avisar con antelación de una recesión.

En segundo lugar, están las series de datos publicadas oficialmente por diversos organismos gubernamentales que representan sectores clave de la economía, como los datos de construcción de viviendas y de nuevos pedidos de bienes de capital publicados por el Censo de Estados Unidos. Los cambios en estos datos pueden adelantarse ligeramente o moverse simultáneamente con el inicio de la recesión, en parte porque se utilizan para calcular los componentes del PIB, que en última instancia se utilizarán para definir cuándo comienza una recesión. Por último, hay indicadores rezagados que pueden utilizarse para confirmar el paso de una economía a la recesión una vez iniciada esta, como el aumento de las tasas de desempleo.

¿Qué causa las recesiones?

Numerosas teorías económicas intentan explicar por qué y cómo la economía puede abandonar su tendencia de crecimiento a largo plazo y entrar en un periodo de recesión temporal. Estas teorías pueden clasificarse en términos generales como basadas en factores económicos reales, factores financieros o factores psicológicos, con algunas teorías que tienden un puente entre ellas.

Algunos economistas creen que los cambios reales y estructurales en las industrias explican mejor cuándo y cómo se producen las recesiones económicas. Por ejemplo, una subida repentina y sostenida de los precios del petróleo debida a una crisis geopolítica podría elevar simultáneamente los costes en muchas industrias o una nueva tecnología revolucionaria podría dejar rápidamente obsoletas industrias enteras, desencadenando en ambos casos una recesión generalizada.

La propagación de la epidemia de COVID-19 y el consiguiente bloqueo de la economía por parte de la sanidad pública en 2020 son un ejemplo del tipo de choque económico que puede precipitar una recesión según la teoría del ciclo económico real. También puede ocurrir que haya otras tendencias económicas subyacentes que conduzcan a una recesión, y que una perturbación económica solo desencadene el punto de inflexión hacia una recesión.

Algunas teorías explican que las recesiones dependen de factores financieros. Suelen centrarse en la sobreexpansión del crédito y el riesgo financiero durante los buenos tiempos económicos que preceden a la recesión, o en la contracción del dinero y el crédito al inicio de las recesiones, o en ambos. El monetarismo, que achaca las recesiones a un crecimiento insuficiente de la oferta monetaria, es un buen ejemplo de este tipo de teoría. La teoría austriaca del ciclo económico tiende un puente entre los factores reales y los monetarios explorando los vínculos entre el crédito, los tipos de interés, el horizonte temporal de los planes de producción y consumo de los participantes en el mercado y la estructura de las relaciones entre tipos específicos de bienes de capital productivos.

Las teorías de la recesión basadas en la psicología tienden a considerar la exuberancia excesiva de la época de auge precedente o el profundo pesimismo del entorno recesivo como explicación de por qué pueden producirse recesiones e incluso persistir. La economía keynesiana entra de lleno en esta categoría, ya que señala que una vez que comienza una recesión, por la razón que sea, los sombríos "espíritus animales" de los inversores pueden convertirse en una profecía autocumplida de reducción del gasto de inversión basada en el pesimismo del mercado, lo que a su vez conduce a una disminución de los ingresos que reduce el gasto de consumo. Las teorías minskyanas buscan la causa de las recesiones en la euforia especulativa de los mercados financieros y la formación de burbujas financieras basadas en el endeudamiento que inevitablemente estallan, combinando factores psicológicos y financieros.

Recesiones y depresiones

Los economistas afirman que en Estados Unidos se han producido 33 recesiones desde 1854 hasta ahora en total. Desde 1980, ha habido cuatro períodos de crecimiento económico negativo que se consideraron recesiones. Entre los ejemplos más conocidos de recesiones se encuentran la recesión mundial a raíz de la crisis financiera de 2008 y la Gran Depresión de la década de 1930.

Una depresión es una recesión profunda y duradera. Aunque no existen criterios específicos para declarar una depresión, las características únicas de la Gran Depresión incluían un descenso del PIB superior al 10% y una tasa de desempleo que rozó brevemente el 25%. Sencillamente, una depresión es un declive severo que dura muchos años.

CONTENTS